Entradas

viajar en casa rodante

Elegimos esta opción por varias razones, y hoy más que nunca en plena pandemia nos parece la mejor opción. Te damos 12 razones para elegir viajar en casa rodante…

Una tendencia que para nosotros empezó hace 10 años en Nueva Zelanda, cuando compramos nuestra primer VAN. Lo repetimos en Australia en 2015 viajando en pareja y en Argentina en el 2021 con nuestro hijo y embarazados.

12 razones para viajar en casa rodante

  1. Tu propia casa a dónde sea que vayas: No debes preocuparte por la sanitización de una habitación o espacios comunes especialmente en tiempos de pandemia. También tenes tu baño y tu ducha propia. Eso te garantizan la higiene y está disponible para vos en todo momento (según el vehículo que tengas).
  2. Naturaleza, distancia social y aire puro: Los lugares de acampe (cámping pagos, agrestes o wild camp) son espacios abiertos y ventilados donde además podes compartir tiempo seguro con otros viajeros con distanciamiento.
  3. Flexibilidad: No tenes que preocuparte por reservas, cancelaciones ni vuelos. Te moves cuando querés. Si bien en temporada alta hay que reservar los campings, existe la opción de dormir gratis casi en cualquier lado. En Argentina y otras partes del mundo podes aparcar en los mejores lugares sin reserva ni costo. Para esto te recomendamos la APP iOverlander con opciones pagas y gratis en todo el planeta.
  4. Presupuesto: Ahorras en transporte, hospedaje y comida. Si la motorhome es tuya ahorras el costo de alquiler, sino, cuesta como una habitación…Camping podes evitarlo, cuanto más autosuficiente sea tu vehículo, menos dependiente te hará. Además, podes cocinar dentro de tu casa y evitar restaurantes todos los días. “Comer afuera” cambia su significado, comer afuera es ahora literalmente hacerlo al aire libre, y no en un comercio.
  5. Conocer gente: Hay muchos pero muuuuuuchos “rodanteros” viajando en casa rodante. Jóvenes, jubilados, familias, parejas, grupo de amigos o solo travellers. Este tipo de viaje es más bien un estilo de vida. Una comunidad increíble, de gente que comparte los mismos sentimientos y pasiones. Gente dispuesta a ayudar siempre, a compartir y a ser parte de un trecho de tu ruta. Acá podes leer nuestras 20 verdades sobre un rodantero.
  6. Acceder a lugares que pocos turistas llegan: Teniendo tu casa a cuestas, sin depender de alquileres ni hospedajes, podes llegar a casi cualquier sitio que otros no podrían. Auroras boreales, volcanes, desiertos o donde sea que quieras ver las estrellas.
  7. Viajar minimalista: Viajar en un espacio reducido te hará dar cuenta que poco realmente necesitas para vivir. Podrás apreciar cuantas cosas te enriquecen que no se pueden comprar con dinero. Un atardecer, una noche estrellada, un café frente al mar o despertarse frente a un río. Vivir con poco será la única alternativa, el espacio te delimita, te ordena y te organiza. Aprendes a vivir y ser feliz con lo que tenes.
  8. Sentirte en casa donde sea: Aunque al principio cuesta acostumbrarse a los reducidos metros cuadrados, pronto podrás sentir tu vehículo como tu casa. Con tus cosas, tus comodidades y tus propias rutinas. Home is where your heart is.
  9. Reconectarse con la naturaleza: Podes elegir el mejor paraíso para vos. Una playa, una montaña, el bosque, donde sea. Sólo asegúrate que no esté prohibido aparcar para evitar una multa que arruine tu nirvana. Además, el contacto con la madre tierra te reconectará sin dudas con tu YO más puro. Despertará nuevos intereses y seguramente te aleje de los dispositivos móviles para acercarte a otro tipo de actividades.
  10. Podes convertirlo en un estilo de vida, trabajando en la ruta. Muchas veces tendrás que elegir entre un atardecer o tener señal de internet, pero elegir entre eso y una oficina no suena nada mal, e? Nuestra experiencia de trabajar viajando como nómades digitales te la contamos en esta nota.
  11. Las mejores vistas desde tu propia habitación. ¿Cuánto sale un alquiler frente al mar en un hotel? Cuánto le agregan a las habitaciones “con vista”? ese problema no existe más! Convertís tu casa rodante en el mejor hotel millón de estrellas con las vistas más increíbles y variadas que imagines.
  12. Aceptan mascotas! Si viajas con mascotas, como nosotros, te ahorras el dolor de cabeza! Casi ningún hospedaje los admite, con tu propia casa rodante serán parte de la aventura.

Viajar es una experiencia hermosa sea cuál sea la manera en que lo hagas, pero a partir de la pandemia, se convierte en la mejor alternativa.

Te guste la nieve, la playa o el río. Seas joven, jubilado, casado o soltero. Tengas hijos, mascotas, tengas trabajo fijo o independiente. El mundo es enorme, está lleno de personas, experiencias y cultura esperando, solo hay que poner primera y salir a descubrirlo.

Listo para una aventura sobre ruedas?

Te esperamos en nuestro INSTAGRAM y FACEBOOK para seguir de cerca más aventuras en casa rodante.

Viajando en casa rodante

Te contamos principales desafíos y aprendizajes de viajar en casa rodante. A medida que pasan los días vamos descubriendo las pequeñas diferencias que hacen a una vida rodante de una vida en una casa fija. A pesar de que ya teníamos experiencia, en esta oportunidad vamos equipados con cocina, baño, ducha y viajamos por mucho tiempo y con un niño de 3 años, a diferencia de nuestras vivencias anteriores en Nueva Zelanda y Australia donde llevábamos una vida bien de mochileros.

Esta es nuesta experiencia y los nuevos hábitos de consumo y de vida que estamos adquiriendo al viajar en casa rodante:

Conciencia ambiental

Aunque hace rato somos consientes de la importancia del cuidado del medioambiente, de repente nos volvimos más detallistas con el cuidado naturaleza que nos rodea (que al fin y al cabo resulta ser el patio de nuestra casa)… somos realistas de la basura que generamos, de la importancia del sol para generar energía y de los árboles que nos dan sombra para dormir, de la calidad del agua para tomar, y de la importancia de su uso consiente cuando nos bañamos, cuando lavamos los dientes, las manos, los platos o las frutas. Tenemos mesura de la energía que consumimos, apagando las luces cuando no las usamos, o dejando desenchufados los artefactos si no los necesitamos.

Nuevas reglas de limpieza

Entrar y salir de la camioneta es llevar y traer piedras, tierra y pasto en los zapatos. Por eso designamos un lugar donde ponerlos antes de entrar y solo se ingresa descalzos.
Sacamos la basura a diario ya que junta olor y ocupa mucho espacio.
Siempre tenemos una escoba a mano para barrer y no arrastrar la suciedad a otros sectores.

Los platos se lavan, se secan y se guardan a medida que se usan.

Mantener el orden

La norma para viajar en casa rodante es: si sacas algo lo volves a poner dónde estaba. Esto sirve para que no interrumpa el paso y que lo volvamos a encontrar donde lo pusimos.
También impusimos otra regla: las cosas que más usamos están más a mano y son de acceso rápido. Las que no, se guardan más al fondo (por ejemplo en el baúl).
El espacio de guardado está lejos de ser infinito, es más bien es reducido y a veces se torna engorroso sacar todo para agarrar algo que necesitas todos los días. No parece trivial pero lo es, a menudo nos replanteamos reordenar para estar más cómodos con las cosas que más usamos
También es importante que al viajar todo quede guardado para que no se mueva o se caiga.

Paciencia

Moverse en espacios tan reducidos implica practicar la paciencia. Parece que no pero estamos acostumbrados a tener todo a mano, a realizar acciones semi-automáticas o inconscientes a diario.
Que haya que esperar cuando alguien está cocinando para pasar a cambiarse. Esperar a que todos terminemos de comer para armar la cama de Tato. Prender el inversor para enchufar a 220v o el simple hecho de bañarse implica secar paredes, muebles y piso del baño para evitar que se filtre agua o junte hongos.

Esperar o avisar para abrir la puerta del baño. Esperar a que se seque la ropa para seguir camino. Siempre estar listos y con todo ordenado para movernos a cargar agua, nivelarnos para dormir y encontrar un lugar seguro y silencioso. Para todo esto hace falta bajar el ritmo, tomárselo con calma

Logística

Cómo dijimos anteriormente el uso del agua, la energía y la comida pasaron a ser factores claves de todos los días, y lo que podamos almacenar de ellos determinan nuestra autonomía. 150 litros de agua limpia, 97 litros de heladera y 200ah de batería son números que tenemos que recordar a diario. Por eso antes de planificar nuestra estadía en un lugar solitario, cargar agua, cargar la batería con los paneles o el alternador y tener la heladera con nuestros infaltables es regla. Te recomendamos leer nuestra nota Consejos para el uso del agua

La vida rodante

Cómo conclusión creemos que nuestra capacidad de adaptación es la clave para disfrutar al máximo nuestro nuevo y temporal estilo de vida. Si bien tenemos todas las comodidades que podrías tener en tu casa, para viajar en casa rodante es imprescindible ser más flexible a la hora de elegir para comer, tener todo tu ropero a disposición, una bañadera llena para relax, acceso a internet para mirar el último capitulo de tu serie favorita y comida almacenada por más de 3 días… Estamos en constante evolución y aprendizaje, de eso se tratan, para nosotros, los viajes.

Si compartís tu pasión rodantera te invitamos a leer nuestras notas y aventuras de Vanlife (Vida rodante) en nuestro blog.

Te invitamos también a ver nuestro canal de Youtube y acompañarnos a disfrutar otras joyas Argentinas y lugares únicos en el mundo siguiéndonos en nuestras redes FacebookInstagram .